Pinacoteca

lunes, abril 30, 2007

Mi Colombia

Colombia está de moda. Desde que el presidente Álvaro Uribe tomó las riendas del país, se ha ocupado de mejorar la imagen internacional de su patria. Eso me da mucha alegría porque hace años que sé que Colombia es un país excepcional.


El país que conocí hace cinco años atrás no es el mismo que está en las noticias hoy día. Cuando me mudé a Bogotá, Uribe estaba a punto de tomar posesión. Yo vivía en un hotel en la Carrera 8va, Calle 68A. Mi abuela, quien vivió en Bogotá hace 50 años atrás me había dicho que tratara de quedarme en esa área, conocida como Chapinero, porque era donde ellos vivían – donde la gente pudiente y de bien se asentaban. Lo que ella no sabía era que ya la época de oro de Chapinero había pasado y no era el lugar más seguro para vivir. De hecho, el día en que Uribe se hizo presidente del país, un coche bomba explotó tres calles más abajo de donde me estaba quedando. Era domingo y por lo general, caminaba esa misma calle para tomar las onces pero ese domingo, decidí ir en la otra dirección – hacia la catedral y el área donde se concentraban toda el área comercial.

En esta foto se ve el edificio en el que vivía. Colprensa.

Unas semanas después, me mudé a un apartamento rentado sobre la Carrera 13 con Calle 38. No le hice caso a todos los que decían que debía mudarme al norte porque era más seguro; yo prefería estar cerca de la universidad. Ahora admito que esa decisión tuvo mucho que ver con el transporte público. Si hay algo que ha mejorado desde que viví allí, es que ahora el Transmilenio llega hasta Suba. Hacía cualquier cosa por no subir ni a una buseta ni a un ejecutivo. Me hice amigo de un taxista – mi Álvaro querido – para que me llevara a hacer diligencias. Con el tiempo, incluso, llegué a tomar taxis en la calle, algo que siempre me decían que no hiciera. Uno desarrolla un sexto sentido para esas cosas y aprende cuáles son de confiar y cuáles no.


Hacía muchas cosas que los bogotanos consideraban riesgosas: iba al cine sola y de noche; caminaba desde mi apartamento al centro; los domingos iba al pulguero o almorzaba con algún amigo (a); llegué a ir al sur de la ciudad porque tenía una amiga allá y ella me invitaba a ver tele (nunca llegué a comprar uno); fui al norte, al sur, al este y al occidente; incluso, fui a Medellín a visitar la familia de mi compañero en ese entonces por tierra – y regresé de noche.


Esta era la vista desde el piso 20 en el que vivía.

Quizás me arriesgué mucho pero no me arrepiento de nada. A pesar de que no todas mis experiencias fueron buenas, llevo a Colombia en la sangre, como patria escogida y adoptada que es para mí. No hay día que no extrañe la frescura del clima, el sabor de las verduras, pero más que nada, el calor de la gente que conocí.




Mi Colombia


Tu eras mi Colombia.

Gránulos de café

con sabor a tu piel.,

piel suave como los

pétalos de las flores que

los silleteros cargan.

Como te cargo porque

no sé donde más llevarte.

Tu eras mi Colombia.

El azul de tus yins,

el amarillo de tu camisa,

el rojo de amor desperdiciado.

Los vallenatos que hablan

de mi corazón roto,

de la esperanza...

Como dice Jairo Aníbal Niño,

mis límites colindaban

con los tuyos,

mis límites

explotaron para que

desaparecieran las fronteras.

Tú eras mi Colombia.

10 comment(s):

Nadie puede discutir lo que uno siente por dentro. Colombia, que viva Colombia...

By Blogger Ciudadanoem, at 30 abril, 2007 21:36  

así mismo es ciuda, así mismo es.

By Blogger Iva, at 30 abril, 2007 23:43  

Precioso país, como casi todo lo latinoamericano.

By Blogger C, at 01 mayo, 2007 01:56  

es un país hermoso, sus paisajes, la cultura, la música, sus escritores, hombres y mujeres muy interesantes... La política, la droga y los grandes intereses ya son otra cosa, también aquí.
Iva te quiero mucho.

By Blogger Ana María Fuster, at 01 mayo, 2007 13:00  

Mmmm rico café. Mis padres fueron cuando yo era niña a Colombia. Les encantó el lugar. Recuerdo que me trajeron un abrigo hermoso, tenía dibujitos de llamas. :)

By Blogger Madam, at 01 mayo, 2007 13:27  

c - sí, colombia es hermoso. no he visitado muchos países latinoamericanos pero colombia tiene un lugar especial en mí corazón.

ana ma - bueno, tengo mi teoría de por qué la droga sigue allá pero no voy a divulgarla aquí. tambien te quiero mucho.

madam - ay sí, en colombia es donde único tomo café solo, sin leche. así de rico es.

By Blogger Iva, at 01 mayo, 2007 23:41  

ah...pero que envidia de la buena...ha de ser un honor poder adoptar a otro lugar como el propio..
un abazo.

By Blogger ojitos, at 03 mayo, 2007 09:58  

en Colombia, como en México, se funden los llamados mundos

By Blogger Elidio La Torre-Lagares, at 04 mayo, 2007 09:58  

ojitos - pues si, lo es, me sentía extrañamente en casa el tiempo que viví allí. un abrazo para ti también.

elidio - colombia es un lugar mágico. no puedo decir que he ido a méxico porque, ya creo lo que mis amigos mexicanos decían "lo mejor de tijuana, es san diego."

By Blogger Iva, at 07 mayo, 2007 11:34  

Después de leerte no sabes las ganas que me has dejado de tomar un avión y viajar a Colombia, ojalá mis sueños me lleven ahí esta noche

By Blogger Montse Reyes Orraca, at 08 mayo, 2007 10:31  

Post a comment

<< Home