Pinacoteca

lunes, julio 30, 2007

De tener un nombre extranjero


Es una escena común. Las personas ven Iva Yates escrito y no saben cómo pronunciarlo. Hay varias opciones : decirlo todo en español; decir el nombre en español y el apellido en inglés; y pronunciarlo todo en inglés (la que prefiero) . Algo parecido sucede al llamar por teléfono. Así que no soy sólo Iva, sino Aida, Alba, Elba y Eva. Hasta ahora, la variación más creativa ha sido Ahiba, por un barista desconocido en Starbucks.

¿Qué poseyó a mis padres a ponerme este nombre? El apellido realmente no tiene remedio por razones obvias. Dudo que mi padre, un hombre que está muy orgulloso de su linaje, quiera cambiarlo. Ellos cuentan que días antes de que yo naciera, no sabían que nombre ponerme. Se encontraban en su cama matrimonial y decidieron que mi nombre sería un homenaje a ambas familias: el de mi bisabuela paterna, Iva, y el de mi abuela materna, Eileen. Ambas eran norteamericanas.

Estoy bajo la impresión de que no sabían el significado ni origen de mi nombre de pila. Iva en hebreo es "el gran regalo de dios" o "la gracia de dios" y es una variación de Yochana; en eslavo, "dios es amable"; en alemán, "arco de ciprés". Fue un nombre muy popular entre 1900 hasta 1960. Incluso, hay una entrada en Wikipedia, donde me enteré que Iva es el inframundo polinés y un pueblo en Carolina del Sur y en Samoa. Dudo que supieran que en mayúsculas, IVA identifica a varias organizaciones y el ya consabido Impuesto al Valor Agregado.

Lo mismo sucede con Eileen, un derivado del gaélico Eibhilin que significa "agradable" o "luz" o "brillante". Eibhilin es una forma del inglés Aveline "ave" y Emeline, que en francés es "rival". También puede ser germánico, en cual caso indica que la persona que lleve el nombre es "deseado".


Yates es una variación del apellido del poeta inglés W.B. Yeats y su significado es "puerta", "guardián de las puertas."


No importa en el país en el que me encuentre, mi nombre siempre causa confusión. En los países centro y sur americanos y en España me confunden con un impuesto; en Estados Unidos lo dicen en español; y en Rusia tendría que escribirlo como se pronuncia para que me llamaran como me gusta. Si algo he aprendido de tener un nombre inusual, es a reirme de mí misma. De nada vale que me sulfure simplemente porque me llamen como mi tía Aida.

5 comment(s):

Sé lo que se siente.
Las confusiones con los nombres o apellidos son irritantes pero chistosas en general.

Ciao, IBA (International Business Administration)

By Blogger Jorge Ariel Valentine, at 31 julio, 2007 09:57  

Ja ja con mis apellidos sucede algo así (Foster, Fustel, Fuste, Lanvin, Lawn Luvin, son algunas de las variantes de mis apellidos hasta en la transcripción de creditos de la UPR), me hermana brujil Aiva, Haiba o Yba! Recueda que hay aquelarre este sábado... Llámate como quieras, te quiero mucho

By Blogger Ana María Fuster, at 31 julio, 2007 19:38  

- bueno jorge, me imagino que las confusiones por las que pasas tienen que ver con tu apellido.

- ¡ah! más variaciones creativas :) ana ma, no me he olvidado del aquelarre, creeme. te llamo.

By Blogger Iva, at 31 julio, 2007 21:31  

Que linda, eres puerta de luz. :)
A mi me encanta buscar información de los apellidos, estoy en esas con el de mi abuela. :)

By Blogger Madam, at 03 agosto, 2007 08:11  

madam - ¿viste? yo estoy tratando de averiguar la ascendencia de mi bisabuela iva. me comentaron que puede haber sido mitad alemana.

By Blogger Iva, at 05 agosto, 2007 18:34  

Post a comment

<< Home